Comenzamos día con un fabuloso desayuno mediterráneo. Dicen que es la comida más importante del día ¿no?, pues vamos a ello, hemos escogido uno de los mejores hoteles de la isla, así que hay que coger fuerzas para lo que nos espera, vamos a disfrutar del día en Ibiza, para ello, nos hemos hecho un pequeño planning. Hoy no toca trabajar, hoy toca recorrer todos los rincones y disfrutar de experiencias insólitas.

Quizás a última hora recurramos a un alquiler barcos vela o un alquiler charter Ibiza.

Sin darnos cuenta ya nos hemos adentrado en el laberinto de calles medievales en el casco antiguo de Ibiza, conocido como Dalt Vila, amurallado al alto del castillo que está catalogado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Aquí estamos en la Ibiza más medieval una maravilla al alcance de todos, pero que sólo unos pocos le dan el verdadero valor que tiene, me refiero a turismo low cost claro; los residentes conocen bien su valor histórico.

Durante el segundo fin de semana de mayo la zona se convierte en un gran mercado medieval y se llena de vendedores ambulantes, nobles caballeros, mágicos faquires y encantadores de serpientes entre muchos otros.

Es increíble adentrarse por el laberinto de calles que la componen, rincones llenos de encantos y un sinfín de imágenes que merece la pena retratar y llevarse con uno como recuerdo de un viaje apasionante, ya solo en el comienzo.

Un cartel nos informa que tenemos cerca un hermoso mirador o la Catedral de Ibiza de Santa María de las Nieves. El templo que los conquistadores cristianos mandaron construir en lo alto de Dalt Vila, en 1.235, una maravilla arquitectónica.

Me informaron en el hotel que contamos con siete horas de sol al día en el mes de mayo, así que tenemos tiempo suficiente para llevarnos un trocito de los lugares que podamos visitar.

La temperatura oscilará entre trece y veintidós grados según las previsiones, estupendo para el recorrido que vamos a hacer.

La mañana se ha hecho muy corta y es hora de hacer un parón y comer algo antes de continuar.

Nos sentamos en una terraza de un restaurante llamado “La Plaza” y rápidamente nos traen la carta: burrata, pastela de pollo almendras y pasas, magret de pato…mejor me dejo aconsejar, la verdad que no sé por dónde empezar. Me gustaría poder probarlo todo, pero la tarde será larga y no habrá hueco para ningún tipo de siesta.

Me decantaré por alguno de ellos y dejaré para otra ocasión los restantes, ¡no se puede tener todo en la vida desgraciadamente!

Ha sido una comida exquisita, me habían comentado que la gastronomía en Ibiza se caracterizaba por la calidad de su materia prima y la elaboración tradicional de sus productos autóctonos, ahora puedo dar fe.

Empieza a apretar el sol así que buscamos un poco de resguardo en un lugar que era obligado visitar el Museo de Arte Contemporáneo de Ibiza, MACE. El museo recoge las obras de importantes artistas locales y extranjeros. A demás a lo largo del año organizan diversas actividades.

Llega la tarde-noche, hemos quedado en un chiringuito de playa con unos amigos, es el momento de disfrutar del atardecer tan emblemático de Ibiza con un mojito o una copa de vino en la mano.

Hemos contratado la experiencia en Familia con Moana, que es una empresa de Ibiza boat rental y ya estamos navegando en la SACS STRIDER 10 (Celro) y conduciendo una moto de agua. Disfrutar de un tentempié a bordo y realizar divertidos deportes acuáticos, ¡qué pasada!

También nos incluye una ruta marina de Botafoch a Cala Llonga.

La luz reflejándose en el horizonte, con los últimos rayos de sol es algo único e imposible repetir, pero más si tienes la oportunidad de disfrutarlos en la isla blanca abordo de una de las embarcaciones de esta empresa. Había oído hablar de ellos, pero sinceramente hay que vivirlos para saber por qué son tan especiales.

Nos queda la cena que hemos reservado en un restaurante, del puerto marítimo, llamado “A Son de Mar Ibiza”.

Sólo puedo recomendaros el viaje y el alquiler barcos Ibiza, también conocida como Ibiza boat Charter, no deberíais dejar pasar la oportunidad de vivir, aunque sea sólo un día, en esta maravillosa ciudad.

Porque lo que pasa en Ibiza no se queda en Ibiza, te lo llevas contigo para siempre, prueba un charter Ibiza.