El verano es una de las cuatro estaciones que después de la antesala de la primavera nos gusta más. Momento de hacer posible esas vacaciones con las que hemos soñado todo el año, momento de dejar preocupaciones, trabajo y presiones a un lado y reponer fuerzas para la posterior vuelta a la vida cotidiana, entonces  porque no disfrutar de un charter Ibiza.

Con la llegada de la época estival las ganas de sol se hacen irresistibles, es ahí te planteas cual es la playa más paradisíaca a la que puedes ir, y si esta pregunta la haces en voz alta ante un grupo de amigos, pronto aparecerá la propuesta del alquiler de barcos Ibiza.

La isla se encuentra en una latitud baja dentro del Mar Mediterráneo. En sus 210 kilómetros de costa puedes encontrar calas de lo más variado. Si tu alquiler barcos con tripulación además de darte el mejor servicio te ayudarán a conocer algunas de las más famosas: Cala Comte, Cala Portinatx, Cala Salada, Sa Caleta, Cala Xarraca y así una infinidad de ellas, en las que una vez que te adentras un mundo de paz y confort se adueña de ti, igualmente ocurriría si optas por la opción de disponer de tripulación para yates. Sus puestas de sol quizá sean el mejor recuerdo que te puedas llevar, un auténtico espectáculo al alcance de cualquiera que quiera llevarse un poquito de la esencia ibicenca.

Con sus arenas finas, su clima curativo y sus románticas calas fácilmente nos podemos imaginar allí con el simple hecho de que nos mencionen el nombre de la isla.

Cada una de ellas presenta una tipología diferente. Desde playas de piedra, playas de rocas y las más usuales, las de arena, aunque con una esencia especialmente de la isla. Largos arenales, pequeñas calas, playas de cantos rodados, todo esto lo puedes descubrir por ti mismo si te decides por el alquiler de yates en Ibiza y profundizas en las cristalinas aguas, que albergan un magnifico mundo natural en el que verás miles de especies y vegetación marina. La capital de la isla es el municipio más pequeño y la mayoría de sus playas son de carácter urbano.

calas escondidas en la isla de Ibiza, Santa Eulalia

En la playa de Talamanca por ejemplo, durante años los habitantes de la zona acudían para buscar ese remanso de paz ante el bullicio del turismo de masa, pero actualmente con la construcción de chalets de lujo alrededor suele ser un punto más de referencia al que acudir. Aun así, merece la pena conocerla puesto que cuenta con un puerto deportivo y camino marítimo por el que merece la pena dar un paseo y contemplar el maravilloso paisaje.

Si lo que buscamos es una playa con menos afluencia, más para ti una de las que debemos visitar es Caló de s´Illa que es una pequeña cala en la costa de Sant Miquel. Su longitud es de apenas 30 metros ubicada en la desembocadura de un pequeño torrente, formada por piedras redondeadas arrastradas por la corriente.

Su acceso no es tan sencillo, pero nada que no se pueda lograr, sobre todo para los amantes de la pesca y los amantes del buceo pues cuenta con un pequeño arrecife cercano, un auténtico paraíso les espera bajo el mar.

Podríamos escribir un libro entero, quizás dos o quizás un centenar de ellos sobre las playas de Ibiza, pero lo mejor es que no lo pienses más y las conozcas. Lo que te cuenten son palabras de otros, las experiencias que vivas serán los sentimientos que se quedan contigo, a veces el turismo masivo desprestigia la verdadera esencia de esta  isla balear.

Decía Javier Reverte “El mejor de los viajes siempre es el próximo”, pero como nunca sabes si vas a volver te aconsejaría que lo aproveches como si fuera el último.

Ir como un simple turista en masa no es la manera de disfrutarlo, hazlo con un plan personal y muy tuyo en el que solo quepas tú, las personas que elijas y las extraordinarias experiencias que te esperan. Ibiza da “good vibes”, contempla los atardeceres desde los puntos más espectaculares que puedas imaginar, admira su belleza paisajística y si tienes la oportunidad alquila con Moana un yacht charter Ibiza en el que puedas navegar entre sus aguas cristalinas, la experiencia será inolvidable.